Blas el Teso en el corazón de la joya de la Corona, Cartagena de Indias.

Es oficial, Cartagena en calamidad pública
noviembre 14, 2020
Galácticos TV 14 noviembre 2020
noviembre 23, 2020

Blas el Teso para Cartagena y el mundo entero la joya de la Corona sigue brillando en la inmensa Playa Azul.

Por Hegel Ortega. – En el año 1737, adormecida en un recodo del Caribe colombiano, la heroica era un pueblo tranquilo adornado por el mar y sus murallas de piedra, habitados por negros esclavos y burócratas españoles, dueños de las llaves de un gran imperio en América.

 

El 11 de marzo de ese mismo año será recordado por el arribo a Cartagena de un veterano marino español con charreteras de general de la Armada de la Península Ibérica.

Al ubicarlo dentro de sus características, es recordado como un hombre bañado de gloria, lleno de achaques y el que había combatido muchas batallas donde había perdido la mitad del cuerpo en los mares del mundo, caminando en una pata de palo, con un solo ojo y con 48 años, llamado Blas de Lezo, también conocido como Blas el teso.

 

De esa historia arraigada a la vieja Cartagena se hereda el nombre de uno de los lugares de mayor riqueza gastronómica en el Caribe colombiano y que hoy, orgullosamente, representa la gran cocina cartagenera como una gran exponente de las fascinantes delicias de frutos del mar de nuestra fantástica ciudad.

 

A cualquier cartagenero del común le piden hoy en día que por favor lo lleven a Playa Azul, el nuevo lugar certificado por las organizaciones mundiales de turismo, no sabría dónde queda, pero si le preguntan dónde queda Blas el Teso, inmediatamente lo asocia a la maravillosa cabaña convertida en restaurante, ubicada en las playas de Cielo mar a la entrada del balneario de la Boquilla.

 

Blas el Teso ya cumple 24 años de atención ininterrumpida al servicio de los cartageneros y visitantes que son los más grandes multiplicadores de las maravillosas experiencias que allí se viven.

El propietario, Orlando Acevedo es un norte santandereano que llegó hace 25 años a Cartagena, convirtiéndose junto a su familia en un enamorado de esta ciudad desde el primer día de su arribo. Junto con su esposa y sus tres hijos se han convertido en empresarios ejemplares generadores de empleo con una variedad de negocios establecidos en la heroica.

Pero si hay algo que resaltar es el orgullo que siente este empresario por lo que representa el restaurante Blas el Teso para Cartagena y el mundo entero, donde junto a su familia no descuidan un solo detalle para que la joya de la Corona siga brillando en esa inmensa playa azul.