Ídolos de aquí: Un chef cartagenero cocina una medalla olímpica en Tokio

Eliminatoria Nacional de Balonmano en Cartagena
julio 16, 2021
PODCAST — Los Galácticos del Deporte Radio Julio 2021
julio 19, 2021
Ver todo

La vida del chef cartagenero: Bernando Baloyes, quien participará de Tokio 2020, cocinando un gran premio para nuestro país en la prueba reina de los 200 mts planos

Comienzan los Juegos Olímpicos: el mayor evento deportivo del mundo. Por lo que del viernes 23 de julio al domingo 8 de agosto los mejores deportistas de cada país se darán cita en Tokio en busca de una medalla, y allí estará presente la historia y la vida del chef cartagenero: Bernando Baloyes, quien participará de este, cocinando un gran premio para nuestro país en la prueba reina de los 200mts planos, la misma que ganaría Usain Bolt el atleta jamaicano y leyenda olímpica, con ocho medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016.

Hoy el oriundo de la fantástica es una de las cartas de los colombianos en las olimpiadas del Sol. Mide 1,71 metros, pesa 66 kilos, es un orgulloso afro-colombiano, y su forma espontánea de hablar es como la tradicional jerga del departamento de Bolívar. Bernardo Baloyes Navas, además nació el 6 de enero de 1994 en Isla Fuerte, tiene 25 años y a su corta edad ya es toda una estrella del atletismo colombiano.

La vida de Bernardo Baloyes tiene tres lugares: el atletismo la culinaria y la familia. Por un lado, construye su destino como deportista, y en la otra su futuro como profesional de alimentos.   Queda claro que si Bernardo Baloyes prepara sus platos con la misma velocidad y calidad con las que corre en las pistas del mundo, tendrá el futuro asegurado en el hermoso arte de la rica cocina.

Su vida parece un guion de realidad y ficción como aquellos extradidos de las obras del Nobel   Ernest Hemingway. Antes de iniciarse en el atletismo tuvo que vender pescado y pan por las calles de su bella isla. Le gustaba el fútbol, quería ser jugador profesional porque veía en este deporte una buena opción para salir adelante. También le gustaba mucho correr, pero no le interesaba ser atleta, pero por la falta de apoyo que había en la isla fuerte no veía futuro en la disciplina.

Todo cambió en el 2009 cuando se hicieron unas competencias de atletismo en la isla, y Bernardo participó en velocidad. Sin nunca haber entrenado, arrasó en las carreras y ahí lo vio Udo Shouket, un alemán que trabaja en la Fundación ADA (institución que apoya a jóvenes deportistas de bajos recursos). Shouket se dio cuenta del gran potencial de Bernardo para correr y le preguntó si quería irse a Medellín a entrenar con Raúl Díaz, entrenador de la Liga de Atletismo de Antioquia. Baloyes no lo dudó y le dijo que sí, ya que, vio en esa propuesta un futuro donde podría brindarle a su familia mayor estabilidad económica.

Hoy en día no tiene hijos y no es casado: “por ahora eso tendrá que esperar”. Hoy todo lo que gana económicamente es dirigido para su mamá, Yarlenis Navas, sus dos hermanos, Lina y Luis Esteban y para su papá, Bernardo, que vive en Isla Fuerte, afirma el atleta con seguridad.

Hace algunos días durante su paso por los juegos nacionales en Cartagena, nos habló del orgullo que sentía de su pueblo y el origen de su familia quienes con buenos valores le inculcaron siempre el respeto por lo demás, como también el culminar las tareas por duras que fueran. Pero eso sí, que nunca se victimizara a pesar de haber pasado hambre de niño como le pasó en aquellos tiempos, que Dios tenía un mejor propósito para su vida. Por lo que nunca ha negado sus raíces y, al contrario, estas lo enorgullecen como al convertirlo en un campeón resiliente.

Bernardo Baloyes clasificó en 2019 a los juegos olímpicos actuales junto a María Fernanda Murillo, el cubano Arnaldo Romero y la jamaicana Asaine Hall en la edición 30 del Grand Prix Internacional: Ximena Restrepo, que se celebró en el estadio Alfonso Galvis Duque de Medellín. En aquella oportunidad, en medio de la competición que concentró a cerca de 250 atletas de 10 países, Baloyes cumplió con las expectativas en los 200 metros, por su rótulo de campeón en los Centroamericanos y del Caribe 2018, al quedarse con la medalla de oro con un registro de 20.19 que significó la marca mínima para clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Continuando con esta línea de ideas, al lograr clasificar a estas olimpiadas, Bernardo Baloyes estará en competencia los siguientes días:

Lunes 02 de agosto        5:00 – 8:00  México

Lunes 02 de agosto         5:00 – 8:00  Colombia

Lunes 02 de agosto         7:00 – 10:00 Argentina

Participando en:

  • Ronda clasificatoria masculina de triple salto. (Estadio Olímpico)
  • Ronda 1 masculina de 1.500m. (Estadio Olímpico)
  • Ronda clasificatoria femenina de lanzamiento de jabalina. (Estadio Olímpico)
  • Ronda 1 femenina de 400m. (Estadio Olímpico)
  • Ceremonia de la victoria de lanzamiento de disco femenino. (Estadio Olímpico)
  • Ceremonia de la victoria de 3.000m obstáculos masculinos. (Estadio Olímpico)
  • Final femenina de salto de longitud. (Estadio Olímpico)
  • Ronda 1 masculina de 200m. (Estadio Olímpico)

 

Baloyes se tiene fe, y la ausencia del más grande del atletismo en su especialidad: Usain Bolt, podría ser una grande oportunidad que transmite confianza para el deportista colombiano. Aunque es muy difícil la competencia, el solo hecho de estar allí dentro del olímpico es como comerse un filete preparado con su mejor receta, carácter, humildad y optimismo.

Más allá de los buenos resultados de este atleta y del significado que tiene para el país que uno de sus hijos, nacido en una pequeña isla de Cartagena con sueños pasados de ser futbolista, vaya a sus segundos Juegos Olímpicos, en la mente de Bernardo Baloyes está fija la idea de ser reconocido como uno de los más importantes chefs del mundo. Y de seguro lo logrará con su mejor plato posible, llamado el Medallón Olímpico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *