Hace 63 años Bolívar participo en la Vuelta a Colombia con dos equipos

Reactivación económica de Cartagena avanza a buen ritmo
abril 16, 2021
Félix Barón del Team Cartagena será el sexto en partir en la contrarreloj 7.6 Km
abril 16, 2021

Los dos equipos con lo que participó el departamento eran el COFEBA y Bolívar conformado por dos extranjeros… 

El Ciclista Antioqueño Ramón Hoyos Vallejos, además de que era la estrella e ídolo del momento también fue influenciador. Todo el mundo quería ser como él.

Por Luis Miguel De Avila Rodríguez. – La influencia del ciclista antioqueño, Ramón Hoyos Vallejos, llegó a Cartagena y tocó a la población estudiantil del Colegio Fernández Baena. Todos querían imitar al monstruo Hoyos.

Eran tan buenos, que el rector propietario, Alberto Elías Fernández Baena decidió fundar un equipo. El proyecto se da en momentos que se registra una guerra fría entre el presidente de la Liga de Ciclismo de Bolívar, Ramón León y el alcalde don Vicente Martínez Martelo. Esa pelea estaba casada por cuestiones políticas.

Fernández Baena fue desautorizado para representar a Bolívar en la séptima vuelta a Colombia por el diferendo antes mencionado.

Alberto Elías Fernández Baena, frustrado convocó a una asamblea a los estudiantes y les comunicó que COFEBA en esta ocasión no asistía, pero en 1958 sí.

El reglamento de la Vuelta a Colombia señalaba que los participantes eran por departamento. Entonces para no dejar a los muchachos se conformó dos clubes.

Bolívar A y Bolívar B. La alegría y amor por la asistencia de los jóvenes originó la celebración de rifas, tómbolas y solicitud de apoyo para que nuestro departamento participara. Fue un año de rifas y de prácticas fuertes de los ciclistas bajo las órdenes del italiano Mario Berganini, quien decía que la Popa y Loma de Piedra en Turbaco eran los buenos sitios para practicar.  La Popa por su altura curvas cerradas y las direcciones de los vientos.

Llega el 1958 y se da a conocer la nómina de los dos equipos: Antonio Santos de Turbaco (abuelo de Germán Santoya, quien corre en México), Rogelio Díaz, Carlos Atencio (hermano del periodista Alfredo Atencio Babilonia) Luis y Walberto Roca, Carlos Rogers, YoYano de nacionalidad polaca y Luciano Berganini, de Italia. Los extranjeros residían en Cartagena.

Como delegado viajó Pacho Fernández quien también fungió como asistente del técnico y alimentador junto al chófer de la camioneta Chevrolet 57 que compraron para acompañar al equipo.

Dice Carlos Atencio que “cuando llegaron a la competencia se sorprendieron al escuchar los altoparlantes de los vehículos de Coltejer, Fabricato, Avianca, Bavaria y el COFEBA solo con su Chevrolet”.

El amor al plantel, el orgullo de ser costeños y estar pedaleando contra el ídolo Ramón Hoyos, era más que suficiente.

Dice Rogelio Díaz que no les tenía miedo a los cachacos y por ello en vías peligrosas, abismos, barro y lluvia los costeños dieron la pelea.

Carlos Atencio sostiene que en momentos perdía el miedo y en su Monark bajaba a gran velocidad. En los pelotones donde la mentadera de madre está a la orden del día, no acobardo a nuestros deportistas.

Cuando pasaban por sitios inhóspitos se acordaban de sus compañeros y decían esto es pa’ machos, pero ahí estaba el amor al COFEBA.

Se culminó la vuelta, fue una hazaña. Sin mirar el puesto ocupado, lo importante era haber enfrentado al ídolo Hoyos Vallejos.

Cuando se corre con auténtico amor a la bicicleta y a el equipo nada importa.

Los alumnos del COFEBA, siguieron con la fiebre del ciclismo y no les quedó otra alternativa que jugar con bolitas de cristal en unas canaletas que se hacían en la tierra para no olvidar el evento. Lástima que ese juego desapareció de nuestra cultura.